fbpx
Site Loader
Pide tu cita

Después de años de estudiar y prepararte, y con algo de suerte, habrás comenzado a trabajar. Esto es bueno. Lo malo es que, en ese mismo momento, todo lo que sabes e incluso lo que aprendas en tu entorno comenzará a hacerse viejo.

Debes comprender que ninguna actividad en la que te desempeñes es igual todo el tiempo. Tomemos como ejemplo la parte del marketing. Hasta hace quince o veinte años, cuando la actual tecnología no existían los creativos, mercadólogos, vendedores, etc., tenían un ritmo de trabajo propio.

Con la llegada de la tecnología cambió la manera de realizar los artes. El proceso de escribir un texto, que era manual, pasó a ser dominado por las máquinas, así como la edición fotográfica que pasó a ser digital. Llegaron los celulares y para el equipo de ventas el mundo se aceleró.

Luego llegó Internet revolucionando por completo el mundo. Ya no era solo un cambio en la manera de elaborar un arte, sino también en los objetivos de las campañas. El alcance de las empresas se disparó, afectando cada uno de los puntos del antiguo marketing. Las agencias que lo comprendieron y se adaptaron, sobrevivieron. Las que no, fueron absorbidas por otras grandes o simplemente desaparecieron.

Estas situaciones, en el ámbito de las agencias, se replicaron en el personal. El fotógrafo que no aprendió manipulación digital, fue desplazado por otro que sí se actualizó. El vendedor que no utilizaba el celular o el internet para contactar a sus clientes acabó siendo desbancado por aquellos que aprendieron cómo adaptarse.

Estos son apenas ejemplos de la inevitabilidad de los cambios y de la importancia de estar siempre preparados para aprovecharlos en nuestro beneficio. ¿Cuántos profesionales que no pudieron ascender, lograron hacerlo al aprender a manejar las situaciones nuevas mucho mejor que sus antiguos jefes?

Pero, ¿necesito una bola de cristal para ver el futuro?

No, no hace falta ser brujos sino estar pendiente de los cambios. La razón por la que la gran mayoría acaban siendo sustituidos por otros, es porque se confiaron en que su profesión nunca cambiaría, y lo que era bueno hace un año, también lo sería el año siguiente.

Craso error.

La confianza es buena, pero en este caso, es fatal. Un marinero jamás pensará que la mar de hoy se comportará igual que la de ayer o de la de hace una semana. Él sabe que el océano es cambiante y que debe estar preparado para cualquier cosa.

El trabajo es igual: cambiante. La buena noticia es que puedes desarrollar aptitudes que te permitirán estar de primero en la fila para sacar provecho de estos cambios. Hoy te explicaré algunos de ellos.

Técnicas para estar actualizado en una profesión.

1.- Nunca pierdas de vista tu propósito. ¿Por qué es esto tan importante? Porque si estás en perfecto lineamiento con tu propósito, te será mucho más fácil adaptarte a los cambios. Si tienes en claro tu propósito te será natural estar pendiente de su perfeccionamiento.

2.- No te compares con los demás. Si te comparas con los demás acabarás tratando de seguir sus pasos. Y, como ya dijimos, la gran mayoría no se actualiza en profesiones por lo que estarás tomando un patrón de comportamiento inútil para tus propósitos.

3.- Acepta que las cosas cambian. Haz a un lado el pensamiento de que sabes todo lo que hay que saber sobre un tema. Esto es desempleo seguro. Al aceptar que las cosas cambian, aceptarás que hay cosas que tienes que aprender, lo cual es una sana actitud.

4.- Actualizarte, actualizarte, actualizarte. Esto es, mantente informado sobre los cambios en tu profesión. Volvamos al fotógrafo que utiliza programas digitales. Los más cotizados son aquellos que tienen un mayor conocimiento sobre las nuevas tecnologías, así que leen mucho sobre el tema, buscan información en Internet y no dejan de alimentarse profesionalmente desde diferentes fuentes.

5.- Toma cursos. Busca seminarios. Ve a la fuente del conocimiento. Esto tiene una ventaja muy interesante, por lo menos cuando son eventos presenciales: conocerás personas afines a tu profesión con quienes podrás compartir conocimiento e, incluso, oportunidades para mejores empleos.

6.- Busca un coach en tu área de trabajo. Un coach puede analizarte para determinar qué es lo que necesitas aprender para mantenerte actualizado. También te indicará técnicas para que te mantengas a tope en tu actitud y compartirá el conocimiento necesario para que sobresalgas en lo que hagas.

7.- Emociónate. Ama lo que haces. Disfrútalo. Esto es esencial, seas parte de un equipo de trabajo o el emprendedor que lo dirige. Si amas lo que haces siempre querrás saber más sobre la actividad y buscarás hacerlo lo mejor posible. Una persona así es oro en polvo para cualquier empresa y es la pieza de la que nadie quiere desprenderse.

Conclusiones.

Saber cómo mantenerse actualizado en el trabajo debería ser una materia obligatoria en cualquier profesión. Sin embargo, no es el caso. Así que es tu deber, para contigo mismo y para tu futuro profesional, dejar la cómoda butaca de la desidia y comenzar a poner atención en todo lo que impacte con tu actividad.

Verás que, con el tiempo, encontrarás que mantenerte actualizado es una actitud satisfactoria por sí misma.

Post Author: Marietta Méndez León

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *