fbpx
Site Loader
Pide tu cita

Si hay alguna máxima en el emprendimiento, es la que todo comienza con nuestro pensamiento. Bien lo decía Henry Ford en su frase “tanto si lo crees, como si no, estás en lo cierto”, o el visionario Walt Disney quien afirmaba “si lo sueñas, es posible”.

En estas dos citas, y en muchas más que abundan en el Internet, se toma nuestro pensamiento como el constructor principal de todo lo que queramos realizar. Sin embargo, obviamos que las dos frases con las que comenzamos este artículo, la de Ford y la de Disney, al igual que muchas tantas, se puede aplicar tanto a lo positivo como a lo negativo; tanto para el éxito como para el fracaso.

Puntos de vista.

Tomemos la frase de Ford: “tanto si lo crees, como si no, estás en lo cierto”. Es decir, tanto si crees que triunfarás como si no, estarás en lo cierto. Tanto si confías en ti, como si no, tanto si consideras que aprender es útil, como si no. Tú decides al final de qué tipo será tu pensamiento.

En “si lo sueñas es posible” de Disney, podrás ver que se puede aplicar a soñar con triunfar o soñar con fracasar. Todo es posible, para bien o para mal. Sin embargo, por alguna curiosa y lamentable razón, la sociedad humana ve como natural los pensamientos negativos por lo que hay asombro general cuando alguien sobresale del común al sujetarse de los pensamientos positivos para surgir.

No es metafísica, es sentido común.

Hay personas, por lo general los perdedores, que dicen que esto de lo que uno piensa es fantasía y que las cosas suceden porque deben suceder así. O le achacan su incompetencia al destino. La verdad es que la manera de pensar es vital para nuestras vidas. Si tus pensamientos están concentrados en el éxito y tu actitud es la de una persona que confía en sí misma, te enfocarás más en la solución del problema que en lamentaciones por los obstáculos.

La gran mayoría se enfocan en el problema. Es como quien se enfoca en una puerta cerrada, en su color, tamaño, en todos los inconvenientes que provoca que se atraviese en el camino. Por lo general, estamos programados para quedarnos frente a la puerta como si se tratara de una prueba del destino, sacando conclusiones inútiles como las que había en la Edad Media sobre si los ángeles tenían género.

Pero otros que se acercan a la puerta, buscan el picaporte y la abren. No pierden tiempo en reforzar la sensación de fracaso por la puerta cerrada. La principal diferencia entre estas personas, los emprendedores de éxito, y nosotros, es que ellos enfocan sus pensamientos en soluciones. Algo que debes comenzar a hacer desde este mismo instante.

Frases que son veneno para el emprendedor.

Todo lo que decimos viene de nuestro pensamiento. Es decir, no hay frase que pronunciemos que no tengamos en nuestra mente. Así que lo que decimos, las afirmaciones que hacemos, son un buen termómetro de cómo pensamos.

Entre las frases más comunes que identifican a un emprendedor negativo están:

  • No podemos.
  • No vale la pena.
  • No va a funcionar.
  • Es imposible.
  • No es mi día.
  • Todo lo hago mal.

Estas por nombrar una pocas porque estoy seguro de que una vez acabes de leer este artículo, podrás agregar frases negativas que se te vienen a la cabeza de cuando en cuando. Esas son las frases que debes borrar, desaparecer para siempre de tu mente.

Controla los malos pensamientos: algunos tips.

Como hemos visto, los malos pensamientos están presentes en nuestra mente porque al principio fueron colocados allí por el entorno en que vivimos: las afirmaciones de nuestros padres, familiares, amigos, profesores, compañeros, etc. Luego lo fuimos reforzando por los resultados obtenidos hasta convertir a estos pensamientos en una verdad.

Lo interesante es que nuestra mente, nuestros pensamientos, no son de piedra y pueden modificarse. Podemos pasar de ver problemas en todas partes a comenzar a encontrar las soluciones. Si miras a tu alrededor verás a personas que lo están logrando, que luchan por programar su mente en dirección al futuro ideal. Tú puedes ser uno de ellos. Sólo tienes que desalojar los pensamientos negativos de tu mente.

1.- Elige las amistades con inteligencia.

Sí, es otra manera de decir “mira con quien anda y te diré quién eres”. Si te reúnes con personas de pensamientos negativos que justifican lo malo que sucede y que no buscan soluciones porque es “complicado”, acabarás repitiendo ese mismo patrón.

Es fácil estar entre este grupo de personas, ya que todos se empeñan en racionalizar su zona de confort justificando la falta de esfuerzo. Es sencillo lamentarse y hundirse como una piedra en el río.

Pero en un grupo de emprendedores (y todo emprendedor SIEMPRE tiene pensamientos positivos), aprenderás las herramientas para tu éxito. Vale la pena, ¿verdad?

2.- Selecciona tus estímulos.

¿Qué es lo que lees más a menudo? ¿Las malas noticias, la página roja de los crímenes? ¿Sigues los canales de fin del mundo, o escándalos, o teorías conspirativas? Todos estos son pensamientos que harán que tu mente funcione alrededor de ellos. Y si estás muy ocupado con esto ¿cuándo tendrás tiempo para pensar en tu éxito, en tu futuro, en tu emprendimiento? Tenemos una cantidad limitada de tiempo al día para actuar. ¿Cuánto le dedicas a tu proyecto? ¿Vale la pena dedicar tiempo a preocupaciones insalvables?

3.- Ejercítate.

“Mente sana en cuerpo sano”, una afirmación que se atribuye al filósofo griego Platón, está más vigente que nunca. Caminar, andar en bicicleta, ejercitarse en casa. Son muchos sus beneficios pero te voy a resaltar dos: la práctica de una rutina y los beneficios para tu mente y cuerpo.

Una persona exitosa es una persona organizada. Los únicos que triunfan en el desorden están en los libros y en el cine. El hecho de cumplir con una rutina de ejercicios es un gran paso para organizar tus objetivos. Además, el ejercicio te libera de la tensión acumulada por el esfuerzo mental por lo que es una maravillosa forma de hacer catarsis. Y esto no es todo: el ejercicio libera endorfinas asociadas con la sensación de bienestar y optimismo.

4.- Descanso.

Así como el exitoso desordenado sólo existe en libros y en el cine, el emprendedor que nunca descansa también es producto de la fantasía. ¿Cómo sentirte optimista si te sientes cansado? Al contrario, la falta de descanso te hace sentir malhumorado, irritable y… pesimista. Toma los descansos necesarios para mantener tu ánimo en alto. Además, son muchas las buenas ideas que llegan con el descanso.

5.- Acepta el fracaso.

Nos han enseñado a temerle al fracaso. Uno de los miedos más absurdos que podamos tener. No se puede tener éxito antes de fracasar en varias ocasiones. No existe un solo emprendedor de éxito que no haya fracasado no una, sino en muchas ocasiones. El fracaso es, en sí, la única manera de saber que algo no funciona, y es un regalo de experiencia.

Una de las anécdotas más famosas sobre el fracaso proviene de Thomas Alba Edison quien, se dice, logró fabricar una bombilla funcional luego de mil intentos. Sobre esto él afirmó: “no fracasé, sólo descubrí 999 maneras de cómo no hacer una bombilla”.

No te sientas mal por fracasar. No todas las ideas de Steve Jobs funcionaron y hasta fue despedido de su propia empresa. Henry Ford casi quiebra por culpa del Edsel, proyecto que le hizo perder doscientos cincuenta millones de dólares. Incluso Disney acarició el fracaso en la apertura del primer parque temático, evento en el cual se dañaron la mayoría de los equipos. Y, ya lo ves, cada uno de ellos acabó construyendo un imperio al aceptar y aprender del fracaso.

Conclusiones.

Menospreciar el poder del pensamiento negativo es una de las maneras más seguras de no tener éxito en la vida. Los pensamientos negativos evitarán que intentes algo para triunfar, envenenará tus esfuerzos y justificará tu desidia.

Las personas que defienden el pensamiento negativo lo hacen con mucho razonamiento y parecen personas cultas, serias, sabias cuando en realidad son personas que han convertido su propio fracaso en una careta de aparente madurez. Evita este tipo de personas a quienes sólo les interesa mantenerte escondido dentro de tu área de confort.

Busca personas que estén donde tú quieres llegar. Aprende de ellos, asume sus pensamientos positivos imponiéndolos sobre los negativos. No te digo que sea sencillo, pero cuando corones tus metas, sabrás que cambiar tus pensamientos valió la pena.

Post Author: Marietta Méndez León

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *